El Primer Principio

 

Vuelta a Conectándonos

[..] mirar al error del otro es una forma de evitar tu propio error. Uno se siente my bien cuando alguien más está cometiendo un error y yo estoy en lo correcto. Comienza a analizar, a observar. Vuélvete más crítico acerca de tus hábitos, acerca de tu modo de vida [...]

Así, puedes seguir cambiando de mujer y no encontrarás la mujer que buscas. Puedes seguir cambiando tu trabajo y no encontrarás el trabajo que buscas. Y puedes seguir buscando maestros, de uno a otro puedes seguir yendo y nunca encontrarás al maestro que buscas a menos que te tornes más alerta de tus hábitos mecánicos.

Una vez que te das cuenta de tus hábitos mecánicos, las cosas comienzan a cambiar. Entonces, el primer rayo de vida ha entrado. Entonces elegirás un tipo distinto de mujer pues tu te has tornado diferente. Entonces elegirás un tipo distinto de maestro pues tu te has tornado diferente. Entonces elegirás todo en una forma diferente pues tu eres diferente. Y si una persona elige partiendo de su estar consciente elige correctamente.

La gente viene a mi y me preguntan, "¿Qué está bien y qué está mal?" Yo digo, "El estar consciente está bien, el estar inconsciente está mal." Yo no rotulo las acciones como "mala" o "buena". Yo no digo que la violencia está mal. A veces, la violencia puede estar correcta. Yo no digo que el amar está bien. A veces el amor puede estar equivocado. El amor puede ser hacia la persona equivocada. El amor puede ser por un propósito equivocado.

Alguien ama a su país. Ahora, eso está equivocado pues el nacionalismo es una maldición. Alguien ama su religión. Puede matar. Puede asesinar. Puede quemar los templos de demás. Ni el amor está siempre bien ni el enojo está siempre mal. Entonces, qué está bien y qué está mal?

Para mi, el estar consciente está bien. Si estás enojado con total conciencia, aún el enojo está bien. Y si no estás amando con total conciencia, aún el amor no está bien.

Así, deja que la cualidad de la conciencia esté allí en todo acto que haces, en cada pensamiento que piensas, en cada sueño que sueñas - deja que la cualidad de la conciencia entre en tu ser más y más. Vuélvete imbuido de la cualidad del estar consciente.

Entonces, lo que fuera que haces es una virtud. Entonces, lo que fuera que haces está bien. Entonces, lo que fuera que haces es una bendición para ti y para el mundo en el que vives [...]

Observa cada paso que das - en acción o en palabra. El único objetivo es la conciencia y entonces toda tu vida se transforma. Entonces toda tu vida alcanza una nueva calidad, una nueva dimensión, y esa dimensión te lleva al primer principio.

Tu eres el primer principio

Osho
El Primer Principio, última parte, discurso 3


Vuelta a Conectándonos