The Whole and Holy Circle

 

Vuelta a Conectándonos

Un ciego visitó a sus amigos. Ya estaba oscuro cuando partíay ellos le dieron una lámpara

'Gracias, pero no la necesito. Claro u oscuro, todo es igual para mi'

'Si, pero de todas maneras llévala, así nadie tropezarácontigo'

Partió y pronto alguien chocó con el y exclamó:

'¿Qué haces, por qué no miras por dóndevas?

'¿Qué, no ves la lámpara?

'Lo siento hermano, dijo el otro, su vela se apagó'

Los escritos en manos de personas que no saben lo que es meditaciónson como la lámpara en manos de un ciego -completamente inservible.El ciego no puede saber si la lámpara está encendida o no.El simplemente cargará con un peso innecesario. De hecho no ayudaa nada -al contrario, puede ser un obstáculo. Si el ciego hubiesecaminado sin la lámpara habría tenido más cuidado,estado más alerta. A causa de la lámpara en su mano, debiócaminar como si tuviese ojos, debió abandonar todo cuidado.

Esto es lo que le pasa a la humanidad en general. La gente tiene laBiblia, el Corán, el Gita -estas lámparas de inmensa bellezay luz, pero sus ojos están ciegos. El Gita tiene 5000 añosde antigüedad -la luz se apagó hace mucho tiempo. Cuando Krishnamurió la lámpara se apagó. Lo mismo sucediócon la Biblia y con el Corán y todas las otras escrituras sagradasdel mundo. Cuando el Maestro muere la luz se apaga.

Pero la gente se mantiene cargando las escrituras, creyendo en las escrituras,deseando que su vida permanezca llena de luz porque están cargandoun mensaje de un gran Maestro. El mensaje es solamente palabras, es unpeso innecesario. Si todas las escrituras del mundo desaparecieran el hombreposiblemente se volvería más cuidadoso, más alerta,podría empezar a buscar la fuente de la luz por su cuenta. Porque,entonces, no habría nada en que recostarse, tendría que aprendera pararse en sus propios pies.

Lung-t'an recibió la visita de Te-shan, quien buscando másy más elucidación permaneció hasta que se hizo tarde.Lung-t'an finalmente le dijo: 'la noche es más densa. ¿Porqué no te marchas?'

Te-shan, al retirarse levantó la persiana de bambú y salió.Al ver la intensidad de la oscuridad afuera regreso y dijo 'estámuy oscuro afuera'

Lung-t'an encendió una lámpara y la ofreció a Te-shan.Justo cuando Te-shan la iba a coger Lung-t'an abruptamente la apagó.Con esto Te-shan de repente logró la iluminación, entoncesse inclinó.

Lung-t'an dijo: '¿Qué tipo de verdad viste?'

Te-shan dijo: 'Nunca a partir de hoy dudaré las palabras de todoslos viejos Maestros bajo el cielo'

Al día siguiente Lung/t'an fue ante sus discípulos y dijo'Dentro de este grupo hay un hombre cuyos dientes caninos parecen árbolescomo espadas, cuya boca parece un plato ensangrentado y quien no volteala cabeza cuando lo golpean con un palo. Un día el establecerámi camino en lo alto del pico solitario de una montaña'.

Te-shan entonces tomó sus comentarios sobre los sutras y en frentedel vestíbulo de meditación dijo: 'Un profundo análisissin fin es como colocar un simple pelo en el espacio vacío, el poderbasado en la palabra es como arrojar una gota de agua en una inmensa garganta'. Al decir esto tomó sus comentarios y los quemó.

Ahora, si no tienes ojos la luz es inútil. Una lámparaen tus manos no es nada, completamente nada. Pero si tienes ojos, aúnapagar una vela puede ser una experiencia de iluminación. La cuestiónes de ojos.

Este hombre Lung-t'an recibió la visita de Te-shan. Lung-t'anes el Maestro, Te-shan es su discípulo. Viendo la oscuridad afuera,el discípulo dijo al Maestro, 'Está demasiado oscuro'.

El Maestro encendió la vela y la entregó al discípuloy cuando este la fue a tomar la apagó. En un momento, todo volvióa oscurecerse, más oscuro que antes. Y este abrupto apagar de lavela debió ser un choque inesperado. Por un momento el discípulodebió haber caído en el intervalo entre dos pensamientos.Por un momento el pensar desapareció y hubo contemplación.Por un momento hubo un silencio total. En este silencio el pudo ver elpunto.

Al día siguiente quemó todas sus escrituras. Ya no erannecesarias, ahora el conocía la verdad a través de su propiaexperiencia.

Una pequeña experiencia es más valiosa que montañasde conocimiento. Sólo dos pequeños ojos son más valiososque el sol, la luna y todas las estrellas. Todo el asunto es que la religiónes una experiencia. No es especulación, no es un análisiscontinuo, es percepción interna (N.del T.: insight).

Osho, Secrets of Secrets, pp. 354-357.


Vuelta a Conectándonos