Conectándonos

El Mundo de Osho

Agosto de 1996


El Toque del Maestro

El Sufismo depende totalmente del concepto de Maestro. Sin el Maestro no hay Sufismo. El Sufismo no cree en los libros, cree en el Maestro viviente. Uno tiene que encontrar a alguien quien haya alcanzado a conocerse. Los libros pueden contener gran sabiduría, pero no hay forma de decodificarla. Si la decodificas, lo haces acorde a tu mente. Eso falsifica al libro.

El Islam es conocido como la religión del libro, el Corán. El Hinduísmo es también conocido como la religión del libro, los Vedas. Tal es el caso del Cristianismo. La palabra 'Biblia' significa, simplemente, libro.

Pero el Sufismo insiste en que el libro no puede ayudarte. Ningún libro puede ayudarte. Por supuesto, los Sufíes tienen un libro al que llaman El Libro de los Libros, pero está vacío. No hay nada escrito en él, no hay ni una sóla palabra. Esa es su actitud acerca de los libros, que aunque haya una gran cantidad de cosas en él, para ti, permanecera vacío, pues tu sólo puedes leer aquello que ya sabes.

Hace apenas unos días escuché a alguien que le preguntaba a Mulla Nasrudín, "¿Por qué Jesús dijo 'Benditos sean los pobres de espíritu'?"
Mulla pensó durante unos momentos y entonces dijo, "Benditos sean los pobres de espíritu porque no tendrán dinero para emborracharse."

En otra ocasión, alguien le preguntó a Mulla Nasrudín, "¿Cuál es el undécimo mandamiento?"
El respondió, "No serás sorprendido con las manos en la masa."

Tu mente se vuelve tu maestro cuando estás leyendo un libro, y la mente es el problema. La mente puede continuar perfectamente con un libro. El libro está muerto. La mente tiene que interpretar, comentar, decidir cuál es el significado. Así es que cuando lees un libro, estás leyendo tu propia mente en una forma indirecta. El libro continúa llevándote nuevamente hacia ti mismo.

Puedes tornarte muy instruído pero nunca te convertirás en alguien que sabe. Sabrás muchas cosas acerca de Dios, pero nunca conocerás a Dios. Y sabrás muchas cosas acerca de la verdad, pero nunca conocerás la verdad. Y saber acerca de algo no tiene sentido. Saber es la cuestión, no saber acerca. Saber acerca significa que le has errado. Pero los libros pueden darte una muy, muy fuerte sensación de que sabes, y eso se convertirá en tu mayor barrera hacia el saber. Eso se convertirá en una Gran Muralla China alrededor tuyo; tus puentes se habrán roto. ¿Cómo restablecer el puente? ¿Cómo conectarse? ¿Cómo alcanzar esta conexión con lo divino?

Lo divino parece estar tan lejos; lo divino parece casi imposible. Dios no es obvio, Dios no está cerca. Miras alrededor y la existencia parece estar vacía de Dios. Eso es lo que Martín Heidegger dice, "No he encontrado una sóla cosa en el mundo a la que pueda llamar sagrada."

Desde el punto de vista ordinario él está en lo cierto. ¿Dónde puedes encontrar lo sagrado? Lo sagrado está faltando, no porque lo sagrado no este allí sino porque tú no sabes como percibir lo sagrado. Tú no has desarrollado esa capacidad intuitiva para percibir lo sagrado. Dios está muy lejos, el mundo está muy cerca. La materia está toda alrededor tuyo pero nunca te encuentras con el espríritu. Por ello, la religión queda como una teoría, nunca se torna experiencia.

El Sufismo cree que te puedes acercar a Dios solamente a través del Maestro.

Osho
Sufíes, El Pueblo de la Senda,
Vol. 2, discurso 9
Siguiente>>

Comprometiéndonos

Hay un momento en la vida de las personas en el que nos pasa algo y una voz muy desde adentro nos dice: "tal vez debiéramos buscar algo por otro lado", nos golpea la impotencia, la angustia, los fracasos y no tenemos claridad.

Comenzamos a buscar respuestas y soluciones y nuestra mente sólo entiene un idioma... el de la lógica, la razón y la coherencia.

Somos, básicamente, mente, cuerpo y energía, pero del cuerpo y la energía sabemos poco, sólo sentimos que nos pasan cosas que no entendemos.

La meditación es la llave para entender este idioma. La mente viaja hacia afuera, no está preparada para viajar hacia adentro. Entiende lo que es amor pero no puede amar, entiende lo que es realizar pero 'no puede'....

El afuera y el adentro son parte del todo, aprender 'el adentro' es, tal vez, la puerta para armonizarnos con la vida.

Osho significa 'nada' o 'sonido del silencio'; antes de dejar su cuerpo eligió ese nombre con la conciencia de que más importante que recordarlo a él era recordar, día a día, momento a momento, dónde están las llaves... de nosotros depende introducirnos en las puertas de nuestro interior.

Esto es un aprendizaje desde otro lugar, de la vida y la muerte, del dolor y la alegría, del amor y de la libertad... y del compromiso con nosotros mismos. En este centro de medicatión compartimos este camino....

Sw. Tabdar
Centro de Meditación de Osho Akeed
Guatemala 5824
Buenos Aires, Argentina

Sus palabras, Su presencia

La nota precedente está tomada de una copia del folleto de las actividades del Centro Akeed de Buenos Aires, que Sw. Tabdar nos hizo llegar. Entre ellas aparece una un tanto inusual para un centro de meditación, "Aprendiendo inglés a través de Osho". ¡Una excelente idea!

Cuántas veces habremos oído de eruditos estudiando un cierto idioma para leer a tal o cual autor en su lengua original. Osho no es la excepción, sin embargo, gracias a que es un contemporáneo, es relativamente fácil lograr traducciones razonablemente fidedignas. El grave problema en la interpretación de los 'antiguos' es entender el significado de sus palabras dentro del contexto de aquellas culturas ya desaparecidas.

El problema para quienes no hablan inglés es, quizás, la disponibilidad de material en castellano. ¿Qué hacer cuando ya nos hemos leído todo lo traducido? Más aún, ¿por qué existe esta traducción en lugar de la traducción de algún otro libro? O en el caso de los libros con segmentos de Sus discursos, (a los cuales El se oponía) ¿quién ha hecho la selección?. En definitiva, algo de El se pierde.

El no escribió un libro sobre, digamos, 'la liberación femenina'. La existencia de ese libro es consecuencia del interés en ese tópico por parte del compilador. La vastedad de los temas que Osho trataba es inconmensurable, siempre se encontarará algo para soportar tal o cual postura.

Sus silencios, Sus bromas, Sus tomadas de pelo a tal o cual discípulo (especialmente en las primeras épocas cuando el Ashram era pequeño), todo ello se pierde y, sin embargo, ¡es tan Osho!

Por fortuna, hay más que Sus palabras para apreciar, y eso no depende del idioma.

Están Sus palabras, pero también Sus silencios y Su presencia, y todo es parte de Sus enseñanzas. Los vídeos y las cassettes de audio nos muestran el ambiente, el ritmo, las pausas; la música y las risas: ¡el Zorba! La serenidad que emana de Sus gestos, Su rostro, Su mirada...el Buda.

Quizás este breve segmento de uno de Sus discursos no sea nunca traducido en ningún otro medio, nunca formará parte de ninguna otra selección temática, así pues, atesórenlo, es una pieza única:

Osho,

A veces deseo haber nacido en el oscurantismo de la Edad Media,

Reverendo Banana [sic]

Así lo quisiera yo también, ¡se te ve horrible a la luz!

¡¡Yahoo!!

Sw Satyam
Larkspur, CA, USA

Osho,

Yo soy Ruso. ¿Podrías contarme al menos un par de chistes sobre los Rusos?

Darshan,

Un Ruso llega corriendo a la cabaña de un amigo gritándo, "Los Americanos han ido a la Luna."

"¿De verdad?" dice el amigo, entusiasmado, "¿todos ellos?"

Tres personas están sentadas en un banco en la Plaza Roja en Moscú. Después de un rato uno de ellos emite un suspiro apesadumbrado. Al poco rato, el segundo suspira igualmente apesadumbrado. El tercero rápidamente mira todo alrededor y con una cara de preocupación les susurra:

"Silencio, no hablemos de política en público"

Osho
Zen, la transmision especial
Levántate Lázaro

Siguiente


La Virgen de Guadalupe

"El abad de la Basílica de Guadalupe, Guillermo Schulenburg, no sólo niega el 'milagro guadalupano', también pone en discusión la 'resurrección de Cristo'y sus apariciones a los apóstoles, estableció el departamento editorial de la revista italiana "Treinta Días".

En una carta enviada a sus lectores mexicanos, señala que la postura del abad de la Basílica de Guadalupe se suma a la de aquellos católicos y clérigos que no reconocen que el cristianismo no es un acontecimiento histórico.

En una cuartilla, el departamento editorial estableció que la postura de monseñor Guillermo Schulenburg, al poner en duda las aparaciones de la Virgen de Tepeyac y la existencia histórica del beato Juan Diego, constituye un problema "hondo y sustancial"[...]"

Este artículo, recientemente publicado en todos los medios de comunicación mexicanos, sorprendió, sobre todo a los católicos y cristianos en sus diversas confesiones o sectas.

La palabra del Abad de la Basílica de Guadalupe, al negar el milagro guadalupano, da un certero golpe a la fe de los creyentes. El Abad, persona madura con bastantes años al cuidado de la Basílica, al afirmar que no pasó por la historia la Virgen de Guadalupe y, por consiguiente, tampoco el indio Juan Diego, nos da una idea de cómo la Iglesia, desde que se estableció como tal, viene acomodando las cosas a manera de poder manejarlas a su antojo.

El 'relato' que nos dió la Iglesia fué que la Virgen le pidió a Juan Diego, un buen cristiano, sencillo y casto, que fuera al Obispo Fray Juan de Zumárraga para solicitarle la construcción de un templo. El milagro ocurrió cuando al estar Juan Diego frente al Obispo, apareció en sus ropas, la figura pintada de la Virgen de Guadalupe.

Lo curioso del caso es que hasta el mes de diciembre de 1931, nadie hace referencia al hecho. Tuvieron que pasar 117 años para dar publicidad al milagro.

Por otra parte, el propio Obispo Zumárraga, entre sus numerosos escritos, no menciona el acontecimiento; tampoco su sucesor, Alfonso de Montufar, 2do. Arzobispo de México. Por el lado del "Cronista de Milagros", Jerónimo de Mendieta, no hace referencia al hecho, el cual habría sido su deber anotar en el libro de registros. De igual manera sucedió con el Virrey Dn. Antonio de Mendoza; con los historiadores de la época, como Fray Bernadino de Sahagún y el cronista de la Nueva España, Bernal Díaz del Castillo.

Y, finalmente, como dato apropiado, en el mismo cerrito del Tepeyac, donde ahora está la Basílica, los Mexicas (la tribu que diera su nombre a México) adoraban a Tonantzin, la Madre de Dios. Tonantzin así fue reemplazada por la morena Guadalupana. La iglesia tenía necesidad de un símbolo que fuera capaz de relacionar al indio con la religión conquistadora. ¡Qué mejor madre para un pueblo huérfano y dolorosamente castigado por la esclavitud!

Sw Premal
México

Milagros

Hemos sido alimentados con tantas historias sobre milagros, pero nadie cree en ellos, ni siquiera aquellos que los cuentan, que los enseñan y predican, ni siquiera ellos creen en esos milagros.

Los milagros que los Cristianos siguen creyendo que Cristo hizo, y los que los Jainas creen que ocurrieron en la vida de Mahavira, y los que los Budistas continúan escribiendo en lo que a Buda se refiere, son todas invenciones. Y han sido inventados para evitar que el milagro verdadero suceda dentro tuyo. Permítanme repetirlo: todos estos milagros estúpidos han sido inventados y propagados por todo el mundo simplemente para distraerte del milagro verdadero que puede sucederte...

Y Jesús caminando sobre las aguas... yo no creo que fuera tan tonto como para caminar sobre las aguas. Pero estos milagros te fueron contados para distraerte del milagro real, así, cuando el milagro real comienza a ocurrir dentro tuyo, no lo puedes creer. Solo puedes creer en milagros si están en historias, y Jesús no es sino una historia y Moisés es una historia.

Moisés partió las aguas... he estado tratando de partir las aguas de mi bañera ¡y aún no he sido capaz de hacerlo! Todos los días durante 25 años... cierro los ojos y abro los ojos, ¡y todo permanece igual!

Es tonto creer en tales cosas, pero hemos sido criados en estas tonterias.

Permanece abierto y vulnerable a todos los vientos, y la lluvia, y el sol. Permanece disponible a la existencia como tal. Para mi, la existencia es Dios y no hay otro Dios. Y la existencia es un milagro a cada momento, pero nosotros nos hemos vuelto ciegos.

Hay muchos tipos de cegueras, ceguera Cristiana, ceguera Hindú, ceguera comunista, ceguera Budista y así siguiendo. Deja de lado todas esas cegueras. Vuélvete simple y ordinario. Eso es de lo que se trata mi sannyas. Escucha y observa y ve que es lo que ocurre. Y muchos más milagros han de ocurrir; vendrán detrás. Si lo permites, entonces estarás en una jornada sin fin, un peregrinaje que comienza pero nunca termina.

Osho
Teología Mística
Siguiente>>

Un hombre va al médico y le dice, "Doctor, quiero ser castrado".

"¿Cómo dice?" dice el doctor. "Esa es una decisión muy drástica, ¿está seguro?"

"Muy seguro," dice el hombre.

"¿Está casado o tiene una pareja regular?" le pregunta el médico.

"Estoy casado," dice el hombre, "pero qué tiene eso que ver con la operación".

"Mire," dice el doctor, "sería una buena idea que lo discutiera con su esposa, a ella también la va a afectar."

"Si, es cierto, pero sólo por un tiempo."

"De todas formas," dice el doctor, "creo que usted debiera preguntarle a ella esta noche y si quiere seguir adelante, ya le reservo el turno en el quirófano. Es una intervención muy rápida y estará fuera del hospital en el día.

Al día siguiente, el hombre vuelve y confirma su decisión. La operación se hace esa misma mañana y en la tarde el hombre estaba descansando en la sala de recuperación. Al despertar de la anestesia, mira a su alrededor con una sonrisa, sintiéndose estupendo. Le sonríe al paciente de la cama contigua y, alegremente, le dice, "Hola, ¿qué tal? ¿Y usted por qué está aquí?

"Yo vine para ser circuncidado," dice el otro paciente.

El paciente castrado, chasquea sus dedos, y con gesto de frustración dice, "¡mierda!, ¡esa era la palabra que había estado buscando!"

Osho
Siguente>>

. Conectándonos . Páginas en inglés . Setiembre de 1996 .