Neo Tarot de Osho:
Carta 56: La Devoción


 

Vuelta a Conectándonos

Versi�n para imprimir

56
   
 La Devoción 
Entra totalmente en la intensidad profunda del amor, tanto como sea posible, permite que sea una apertura en ti mismo hacia lo divino, permite que tus energías femeninas florezcan.

Meera, una gran mística de la India, era una devota loca, una bhakta, en amor y éxtasis tremendo con Dios. Era una reina, pero comenzó a bailar en las calles. La familia la desconoció y trató de envenenarla, porque ella era una desgracia para la familia real.

Era una de las regiones más tradicionales de la India, Rajasthan, donde por muchos siglos nadie había visto las caras de las mujeres, que siempre las llevaban cubiertas. En aquellos días, en ese ambiente tan estúpido, la reina comenzó a bailar en las calles. Las multitudes se congregaban y ella estaba tan compenetrada, que el sari se le caía y su cara entonces quedaba expuesta, sus manos quedaban expuestas. La familia obviamente estaba muy perturbada.

Pero ella cantaba cantos hermosos, los más hermosos que jamás hubieran cantado en todo el mundo, porque provenían de su corazón, eran muy espontáneos.

Ella le dijo a su marido: `No sigas creyendo que tú eres mi marido; mi marido es Krishna. Tú sólo eres un pobre sustituto`. El rey se enojó mucho, y la expulsó del reino. Meera se fue a Mathura, el lugar de donde era Krishna. Donde hay uno de los templos más grandes de Krishna.

El sacerdote principal del templo había tomado el voto de que no miraría a una mujer en toda su vida y por 30 años no lo había hecho. No se le permitía la entrada al templo a ninguna mujer.

Cuano Meera llegó allí, bailó en las puertas del templo y los guardias quedaron tan encantados que se olvidaron de prohibirle la entrada. Y así ella entró al templo: fue la primera mujer en entrar al templo en 30 años. El sacerdote principal estaba adorando a Krishna. Cuando él vio a Meera, no podía creer lo que veía. Fuera de sí, le gritó: `¡Sal de aquí, mujer, sal de aquí! ¿No sabes que no está permitida la entrada a ninguna mujer?`

Meera se rió y dijo: `Por lo que yo sé, excepto Dios, todas son mujeres, ¡tú también! Después de 30 años de adorar a Krishna, ¿todavía te crees que eres hombre?`

Esto abrió los ojos del sacerdote principal, quien se inclinó ante Meera y dijo: `Jamás nadie me había dicho nada semejante, pero yo puedo ver y puedo sentir que ésta es la verdad`.

En el pico más alto, si éstas en el camino del amor o de la meditación, tú te vuelves femenino.

El Libro de los Libros
Vol. 5, pp. 255-257

El amor de Meera es el amor de un ser humano perfecto. Ella no tiene necesidades, ella no quiere nada de Krishna, ella simplemente sigue dando. Tiene una canción para cantar y canta, tiene una danza para bailar y baila. No tiene nada para obtener, solamente dá y por eso ella recibe el ciento por uno de lo que dá, pero eso es otra cosa.

Si quieres transformarte en Meera, primero tienes que estar satisfecho en cuanto a las necesidades de amor humano. De otro modo tu Krishna será sólo tu imaginación, sólo una proyección de un deseo reprimido.

Recuerda la limitación de los seres humanos y recuerda tus limitaciones. Y cualquiera sea la clase de amor posible, ve por él. No persigas lo imposible, sino te perderás aún lo posible. Vé por lo posible, que lo posible se termine, que tu ser salga realizado, y entonces lo imposible también podrá suceder. Te has hecho capaz de eso.

Primero transita las alegrías del amor humano y las desgracias del amor humano y déjate madurar.

Sufis: La Gente en el Camino
Vol. 2, pp. 87-88

. Conectándonos .